Entrevista 4. Lola


Lola, italiana y mamá de un niña con sospechas de PDA y un niño más pequeño diagnosticado con autismo..

Entrevista realizada en Febrero 2016 por Francesca Manca.

Traducción por Rocío Manzanera Lidón.  

Nombre ficticio. 


1. PRESENTACIÓN

Perfil del niño con PDA (edad, comportamiento, deficiencias sensoriales, diagnóstico, etc) 

 

Desde que era pequeña, mi hija siempre ha tenido problemas para relacionarse con otros niños. Siempre esperaba el primer acercamiento y el juego debía gestionarse según sus normas. Ahora, durante la educación primaría está incluida bien en clase ya que se ha trabajado mucho el aspecto de la inclusión social durante educación infantil y educación primaria (en la guardería tardó 3 años en jugar con otros niños y los maestros no hicieron nada).

Mi niña muerde frecuentemente objetos no comestibles. A los 5 años se introducía objetos en la nariz muchas veces. En casa es hiperactiva y agresiva con su perro y su hermano pequeño quién tiene autismo.

 

A menudo tiene ataques de ira, se queja y no acepta reglas establecidas por los adultos.

 

Huye de las fiestas y cumpleaños, y cuando conseguimos que se quede en la fiesta, permanece todo el tiempo en mi regazo.

En la escuela tuvimos varios momentos en los que quería aprender las operaciones matemáticas a su modo. Los maestros se han dado cuenta de que siempre rechaza colorear dibujos y que tiene algunos problemas de atención

 

.A pesar de ello, en este momento ella no presenta problemas escolares (aparte de la atención y, a menudo quiere hacer sus propias cosas y omitir todo lo que sea colorear). Es una niña muy inteligente con una media de un 9 en todas las asignaturas en secundaria.

 

Eso sí, en el último documento de sus calificaciones me han comentado su selectividad con los niños durante el juego (sólo juega con una única niña).

Generalmente no saluda (especialmente a sus iguales) y tiene problemas para responder a las personas que conoce.

 

En el último cumpleaños de una vecina me dijo que ya ha tiene suficiente en la escuela y que quiere estar sola.

 

Durante este tiempo he tratado de jugar con ella y darle más atención, mientras que su hermano acude a terapia. La llevo al salón de juego (sólo quiere jugar conmigo), y esto tampoco ha sido suficiente.

 

Desde que empezamos el nuevo curso de natación, sufre crisis de una hora durante las cuales no habla, son crisis de llanto y rabia, pero me dicen que es normal.  

 

Me han dicho que trabaje en los antecedentes para evitar las crisis sensoriales pero no siempre puedo. Le propongo cada día algo nuevo, pero ¿qué pasa con el aspecto social? No tengo ningún apoyo. No quiere ir en el parque, ni fiestas ni cumpleaños. Básicamente no va a ninguna parte donde no esté todo planificado (con quien jugar, qué va a hacer, etc.).

Sé que si realizamos un diagnóstico a mi hija no servirá de nada debido a la falta de conocimiento en Italia sobre PDA (Pathological Demand Avoidance).

 

Me toman por loca ya que su relación con los adultos es muy buena (¡que pena que no puedan ver su actitud con sus iguales).

 

Tengo que manejar esta situación yo sola y por el momento nadie me cree.

 

¡Creo que voy a voy a acabar en un manicomio!


 

 País de origen y país de residencia

 Italia

© 2016 Rocío Manzanera Lidón. Todos los derechos reservados

Otros casos

María Nöel

Argentina y mamá de un niño de 6 años con PDA.

Fiel seguidora de la página web quién no descansa en busca de respuestas y material que beneficie el futuro de su niño.

Entrevista realizada a fecha 15 Febrero 2016 por Rocío Manzanera Lidón. 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0