CRISIS SENSORIALES



¿Cómo controlar una crisis sensorial?

Importante: Todas las crisis sensoriales dependen del niño/a que la sufra, del momento y la situación especifica.

 

En mi experiencia existe una fase previa muy breve a la crisis sensorial donde el nivel de ansiedad aumenta y el niño muestra los primeros indicadores. En ese primer momento, yo recomiendo la distracción, tanto con juguetes que les guste, luces, comida o cualquier objeto (tiene que ser visual) que sepamos que le gusta al niño.

 

Durante la crisis sensorial, recomiendo mantenernos en la misma habitación que el niño por su seguridad y hablar lo menos posible (recomiendo frases como entiendo como te sientestodo va a ir bien...). En mi experiencia, los niños suelen lanzar todo lo que encuentren de por medio, yo centro su atención en los objetos con comentarios como a ver quien quien es capaz de lanzarlo más lejos, wou!, ¿visté como ese salió volando? y poco a poco ir distrayéndolos. Además, trato de llevarlos al suelo literalmente, por ello busco lo primero que encuentre (puzzle, coche de juguete, pelota...) y lo acerco a él por el suelo, me siento al lado y espero a captar su atención. Una vez el niño esta en el suelo al lado nuestra es más probable que se calme y que la crisis finalice. 

      

No debemos gritar o reñir al niño por lo que está haciendo en ese momento, recordemos que está fuera de su control. Una vez finalizada la crisis se puede hablar sobre los daños realizados, aunque en algunas ocasiones el propio niño no sepa que ha pasado. 


Sólo intervenir físicamente en el caso de que el niño se lesione a si mismo o este bajo circunstancias de peligro real. Si la crisis sensorial sucede en la calle, intenta llevarte al menor a un espacio más tranquilo, con menos gente y alejado de los coches. Si estás en alguna tienda, llévate a algún rincón donde estéis a solas, con menos ruidos e información visual que procesar, tápale con un abrigo si es necesario (a algunos niños es gusta taparse porque creen que así no los ves), si ves que no se calma busca otras opciones como llevártelo a un parque y permitirle que corra y lance palos al vacío (es otro modo de desahogarse). Siempre siempre hay que buscar la opción más adecuada para el menor puesto que él en esa situación no te lo va a poder decir. Recomiendo si es necesario registrar las crisis sensoriales con los antecedentes (triggers) y con el modo de intervención para así saber lo que falla y lo que funciona con el menor. No siempre funcionará la misma estrategia pero el patrón puede servirnos de mucha ayuda.

 

La crisis envuelve un estado emocional y físico muy importante, por lo que debemos ser muy cautos con lo que decimos y hacemos durante las horas posteriores a la misma.

          

Es muy díficil ver a un niño sufrir una crisis sensorial, pero recordemos que es una situación aterradora para el que la sufre, por ello debemos mantener la calma siempre.




pda, pathological demand avoidance, autismo, los sentidos, crisis sensoriales
Crisis Sensoriales en niños y niñas con PDA por Rocío Manzanera Lidón [Enero 2016]


Por otro lado, en caso de que os encontréis ante un niño/a teniendo una rabieta, os dejo algunos tips que encontré en internet para saber cómo manejarlas de un modo adecuado.


Artículos relacionados