El Trastorno del Espectro autista (TEA) se entiende como una expresión atípica del desarrollo humano, que está sujeta a cambios dinámicos e interactivos. Se desconoce sus causas pero se sabe que es el resultado de la interacción entre genética y ambiente.

 

Personas en el espectro autista no desarrollan adecuadamente estas habilidades en un período crítico para el desarrollo comprendido entre los 18 meses a los 5 años.

 

Es fundamental un diagnóstico temprano y un programa de intervención integral con el objetivo de minimizar la sintomatología y mejorar el pronóstico.

Autismo

Trastorno del neurodesarrollo que se expresa en un rango variable de características dentro de un amplio espectro (Trastornos del Espectro Autista), desde bajo a alto nivel de funcionamiento. Afecta en distinta medida al funcionamiento cognitivo y el aprendizaje.

 

Presenta un fuerte impacto en las competencias cognitivas, que comporta una triada de déficits básicos relacionados con:

  1. Interacción social: 
    • Gestos comunicativos
    • Expresiones faciales
    • Relaciones con pares
    • Intereses restringidos
    • Reciprocidad social o emocional
    • Mirada
  2. Comunicación: 
    • Retraso o falta de lenguaje
    • Inicio o mantenimiento de conversaciones
    • Lenguaje estereotipado o repetitivo
  3. Intereses y conductas repetitivas o restringidas:
    • Rituales
    • Rutina inflexible
    • Manierismos motores

 

En la mayoría de los casos los síntomas aparecen durante los tres primeros años de vida, de manera gradual. Se estima que uno de cada 100 niños presenta un trastornos del espectro autista.

Síndrome de Asperger

El Síndrome de Asperger, al igual que el autismo, es un trastorno del generalizado del desarrollo.

 

En algunos casos, el diagnóstico puede resultar complicado debido a su débil o tardía sintomatología. A menudo es confundido con otros trastornos como Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH), trastorno obsesivo compulsivo (TOC), etc.

 

En 1994, el Síndrome de Asperger es incluído como categoría clínica en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM).

Autismo Atípico

Personas con autismo atípico presentan dificultades en la interacción social, comunicación verbal o no verbal, comportamientos e intereses restringidos o repetitivos. Generalmente no cumplen los criterios de autismo o trastorno de Asperger debido a que no sobrepasan el umbral diagnóstico o presentan dichas dificultades a una edad tardía. 

 

A menudo, personas con PDA (Pathological Demand Avoidance) son incluídos en esta categoría de manera errónea puesto que no cumplen los criterios de autismo clásico.